<p>Este libro es parte de una obra mayor de cinco vol&uacute;menes que se inici&oacute; en 1995 con la publicaci&oacute;n de <em>Homo sacer I</em>, sigui&oacute; en 1998 con <em>Lo que queda de Auschwitz </em>y continuar&aacute; con dos tomos m&aacute;s en los que el autor expondr&aacute; sus propuestas pol&iacute;ticas. El libro se centra en la idea de que los Estados democr&aacute;ticos contempor&aacute;neos han adoptado la pr&aacute;ctica de crear voluntariamente un estado de emergencia permanente, donde el derecho se suspende precisamente para garantizar su continuidad. Esta forma de gobierno ha venido funcionando casi sin interrupciones desde la Primera Guerra Mundial, a trav&eacute;s del fascismo y el nacionalsocialismo, hasta nuestros d&iacute;as, donde ha alcanzado su m&aacute;ximo despliegue. En consecuencia, argumenta Agamben, ninguna de las categor&iacute;as fundamentales de la tradici&oacute;n democr&aacute;tica ha mantenido su sentido; por el contrario, nos encontramos frente a una era de totalitarismos modernos donde se permite, a trav&eacute;s del estado de excepci&oacute;n, la eliminaci&oacute;n de ciudadanos que no son integrables al sistema pol&iacute;tico. As&iacute; lo demuestran la declaraci&oacute;n de la Military order y la USA Patriot Act dictadas por el presidente de Estados Unidos en 2001. </p> <p>El libro realiza un recorrido hist&oacute;rico sobre el nacimiento del instrumento jur&iacute;dico del estado de excepci&oacute;n y su sentido en la actualidad occidental. Invita a reflexionar acerca de aquello que estamos dispuestos a sacrificar en nombre de la emergencia, as&iacute; como de hasta qu&eacute; punto corresponde delimitar el umbral en el que el permiso de excepci&oacute;n jur&iacute;dica est&aacute; permitido. Valdr&aacute; la pena pensar: &iquest;qu&eacute; es lo que en un primer momento se ha acordado como una sociedad de derechos y garant&iacute;as? </p>