Discípulo de Martin Heidegger en los seminarios de Le Thor, Giorgio Agamben (Roma, 1942), es autor de una decena de libros sobre filosofía, política y cultura contemporáneas. “Estado de excepción” forma parte de una obra en cuatro volúmenes que tituló “Homo sacer”. Aquí Agamben encara un hecho paradojal que, en su opinión, ha signado la historia contemporánea: la recurrencia al “estado de excepción” que suspende los derechos individuales y políticos con el argumento de garantizar la continuidad y aun la existencia del derecho. Su tesis es que desde los totalitarismos del siglo XX (que permitían la eliminación no solo de los adversarios políticos sino de categorías enteras de ciudadanos) hasta las “Military orders” del presidente Bush del 13/11/01 que viabilizan la detención ilimitada de personas “sospechosas”, se llega a una situación en la que “el estado de excepción” se convierte en forma permanente y paradigmática de gobierno. Una idea que Agamben retoma de Walter Benjamin, en especial de su octava tesis de filosofía de la historia: “La tradición de los oprimidos nos enseña que ‘el estado de excepción’ en el cual vivimos es la regla. Debemos adherir a un concepto de la historia que se corresponda con este hecho.” Munido de una sólida formación filosófica y jurídica, Agamben reflexiona sobre la democracia y el lugar de la política en el mundo contemporáneo.