Con ocho años, Jean Marie Gustave Le Clézio, Nobel de Literatura de este año, abandonó Niza para reunirse en África con su padre, un cirujano anticolonialista que trabajaba en Nigeria. Le Clézio evoca en este breve y hermoso libro el reencuentro con su padre y el descubrimiento de un continente que configuró su destino.