- Hecho en Buenos Aires


Nuestro cuerpo no deja de emitir mensajes. Cada postura, cada ademán, dice algo de nosotros, del medio en que nos movemos, de nuestra manera de experimentar el mundo. El antropólogo y crítico literario japonés Michitaro Tada-observador cauteloso de los signos-intenta acceder, a través de los códigos del lenguaje corporal, a eso otro que se esconde tras las formas cotidianas, lo distintivo de una cultura que sólo sus pequeños guiños permiten develar. Tada se interroga sobre la importancia que los japoneses otorgan ala mímica-no como pura imitación sino como indicador de profunda empatía con el otro-en contradicción con la valorada idea occidental de “originalidad”. Un rasgo que explicaría por qué, treinta años después de la publicación de este libro (recién ahora traducido al español), los japoneses han sabido popularizar ese curioso y divertido arte del karaoke….Un ensayo que invita a reflexionar sobre el papel de los gestos y cómo a través de ellos se refuerza y enriquece la identidad cultural.